Tarta de ciruelas

Se va el verano, comienza el otoño, y por acá aprovechamos las últimas ciruelas de la temporada que están super sabrosas. De todas maneras, a esta tarta le va la fruta que mas te guste combinándola con la mermelada que quieras, y una vez que la pruebes se va a transformar en uno de tus compañeros favoritos para el desayuno o la hora del té.

img_5250

Ingredientes para la masa:

  • 350 gr de mix de harina o premezcla para panadería y repostería sin gluten
  • 2 cdas de azúcar rubia orgánica
  • 3/4 cdta de sal marina o rosada del himalaya
  • 190 cc de aceite de girasol alto oleico o aceite de coco; o 225 gr de manteca (yo usé aceite de girasol)
  • 120 cc de agua helada

Ingredientes para el relleno y cobertura

  • 2 cdtas de fécula de maíz
  • 8 cdas de mermelada suave, puede ser de durazno, damasco o ciruela (yo usé de durazno)
  • 6 ciruelas grandes
  • azúcar mascabo
  • 1 huevo orgánico o agroecológico

 

Procedimiento:

  • Colocamos el mix de harinas, el azúcar y la sal en un recipiente y mezclamos. Añadimos el aceite o manteca en cubos y mezclamos hasta obtener una especie de arenado. Agregamos de a poco el agua helada hasta integrar y formar un bollo. Luego partimos el bollo en dos partes para obtener dos bollos más pequeños. Tapamos y llevamos a la heladera por 45 a 60 minutos.
  • Mientras, lavamos bien las ciruelas y las cortamos en rodajas.
  • Tomamos un molde (preferiblemente desmontable) de unos 20 cm de diámetro y forramos la base con papel manteca o vegetal, y lo aceitamos con unas gotas ayudándonos con un pincel.
  • Colocamos uno de los bollos en el interior y vamos estirando la masa con la mano hasta llegar a los bordes tratando de que queda lo más parejo posible, ayudándonos con los puños. El otro bollo lo vamos a partir en pedacitos y los vamos a ir colocando en el borde para formar un zócalo, ayudándonos con las dos manos y asegurándonos que las uniones queden perfectas para que no se escape el relleno. Trabajar con harina sin gluten tiene sus mañas, tenemos que ir dándole forma y ayudándonos con las paredes del recipiente y los dedos de las manos hasta lograr que se compacte, y trabajarla con mucho amor.
  • Pinchamos la base con un tenedor y esparcimos las cucharaditas de fécula de maíz. Arriba colocamos la mermelada hasta cubrir toda la superficie, y luego las rodajas de ciruelas. Espolvoreamos con azúcar mascabo.
  • Con ayuda de una espátula o cuchillo doblamos los bordes restantes de la masa hacia el interior, lo pincelamos con huevo batido y espolvoreamos azúcar mascabo.
  • Llevamos a horno precalentado a 180 grados por 40 minutos, hasta que esté doradita.

Antes de desmoldar, dejamos enfriar. Podemos comerla sóla o con una buena cucharada de crema batida.

img_5257

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s