Pan de Quinoa

La Quinoa llegó para quedarse, es de esos ingredientes que hoy tienen un lugar fijo en mi alacena, ya sea en granos o en forma de harina. Este pseudocereal es considerado un superalimento, tiene muchas propiedades nutritivas, es gran fuente de minerales y proteínas.

Usar harina de Quinoa enriquecerá nuestras preparaciones y le dará un sabor particular, un poco más intenso, algo tostado y muy agradable al paladar.

img_7850

Este pan es ideal para hacer el domingo, y tener listo para el desayuno de toda la semana. Se puede cortar en rebanadas aún estando tibio, guardar en el freezer e ir sacando cada día; tostado queda espectacular.

Una vez más, al hacer preparaciones con harinas vamos a utilizar el tiempo de reposo adecuado para hidratarlas y así eliminar los antinutrientes de los cereales; esto mejora considerablemente la digestión. Así que te recomiendo que hagas este paso por la noche, para cocinar el pan por la mañana; o por la mañana, para cocinar el pan por la noche. Te llevará unos pocos minutos prepararlo y mejorarás tu alimentación.

Ingredientes:

  • 250 gr de mix de harina sin gluten
  • 150 gr de harina de quinoa
  • 10 gr de sal marina o rosada
  • 1 cdta de té de goma xantica
  • 1 cdta de café de bicarbonato de sodio
  • 50 cc de aceite de girasol alto oleico o aceite de coco
  • 2 huevos agroecológicos o de campo
  • 10 gr de levadura seca
  • 1 cdta de azucar orgánica o mascabo
  • Agua cantidad necesaria

img_7832

Procedimiento:

  • El primer paso es hidratar las harinas. Mezclamos en un cuenco el mix de harinas y la harina de quinoa, las mezclamos y de a poco vamos agregando agua templada hasta lograr una especie de engrudo. La cantidad de agua que necesites dependerá mucho de la temperatura y humedad del ambiente. En este caso use unos 400 ml de agua. Tapamos con un repasador y lo dejamos reposar sobre la mesada, de 8 a 12 hs.
  • Pasado el tiempo de reposo, vamos a activar la levadura. La ponemos en un cuenco con la cdta de azucar y un poco de agua tibia; mezclamos y dejamos activar unos minutos hasta que se formen burbujas.
  • Agregamos a la mezcla de harinas la sal, la goma xantica, el bicarbonato y mezclamos hasta integrar bien. Luego agregamos los huevos, el aceite y la levadura activada y mezclamos. La consistencia quedará parecida a la de un bizcochuelo, pero un poco más densa.
  • Volcamos la preparación en un molde previamente engrasado y nos ayudamos a extenderla hacia los bordes con una cuchara mojada. Tapamos con un repasador y dejamos reposar en un lugar calentito hasta que la preparación aumente su volumen, llegando casi al borde del molde.
  • Llevamos a horno precalentado a 170 grados los primeros 10 minutos, y luego cocinamos 30 minutos más a 180  grados. Estará listo cuando al pinchar un cuchillo éste salga limpio, con alguna miguita pegada.
  • Sacamos y dejamos enfriar un poco antes de desmoldar, y terminamos de enfriar sobre una rejilla.
  • Si vas a guardarlo en el freezer, recordá cortarlo antes de que se enfríe totalmente, ya que esto hará que el pan mantenga la humedad y quede como recién hecho cuando lo consumas.

img_7846

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s